La risa mata el miedo y sin el miedo no hay lugar para Dios

El nombre de la rosa de Umberto Eco

 

Fotografía de Carlos Alejo

Publicado por albertosanfer

Informático y bloguero en memoriaextendida.com